Gastronomía Sierra de Francia

Gastronomía Sierra de Francia


Naranjas

Hornazo

Embutidos ibericos

cochinillo



La gastronomía de la Sierra de Francia se fundamenta en los productos del lugar y en la tradición. Es una cocina sencilla y austera, de origen humilde a base de guisos y asados, en la que no faltan los dulces, embutidos y vino. Los platos y especialidades tradicionales tienen pocos ingredientes, pero llenos de sabores y matices, enriquecidos con las aportaciones de los pueblos que se han asentado en la Sierra: cristianos, judíos y musulmanes. Son platos con gran aporte calórico, necesario para soportar las duras tareas del campo.

El zorongollo

El zorongollo es una ensalada de pimientos asados de influencia extremeña. Los pimientos se asan y se cortan en tiras. Se aderezan con sal, aceite de oliva, vinagre y ajo picado en láminas. Y se le añade la cebolla en juliana. Se consume sobre todo en verano y para acompañar a las carnes y pescados asados.

El limón serrano

El limón serrano es una ensalada de sabores agridulces y salados. Es un plato hecho con un limón y una o dos naranjas muy bien peladas y cortadas en gajos o en rodajas. Huevo cocido y chorizo, cortados en rodajas. Se adereza con sal, aceite y vinagre, ajo sofrito y perejil. Como variedades hay quien le añade un chorro de vino, lomo de cerdo frito cortado en trozos pequeños, el huevo frito, jamón o escabeche.

La naranja serrana

La ensalada de naranja es similar al limón, salvo que se suprime el limón por su acidez. Es un plato típico de Carnaval.

Las patatas meneás

Las patatas meneás es un plato sencillo y humilde que se elabora con patatas cocidas y trituradas aderezadas con un sofrito de ajo y pimentón acompañado de torreznos fritos. Suele añadirse parte del pimentón picante, según el gusto. Las patatas se pueden triturar del todo o dejar pequeños trocitos.

El hornazo

El hornazo es una especie de empanada, típica en muchos lugares de España y con mucha tradición en la provincia de Salamanca. Aunque hoy se consume en cualquier momento del año, antes era propio del domingo de Resurrección y de una fecha posterior, en que la gente salía y sale a merendar al campo, siendo el alimento típico.

Aunque cada lugar se prepara de una forma, la gran mayoría de los hornazos se elaboran con una masa hecha con harina, aceite y aguardiente. El interior se rellena con huevo cocido, chorizo y lomo de cerdo. En la Sierra, el hornazo tiene forma redonda.

El cabrito cuchifrito o cochifrito

El cabrito cuchifrito es un plato de cabrito lechal (cabrito aún no destetado), troceado y frito en aceite de oliva con ajos. Se macera durante dos horas con sal, aceite de oliva, una cucharadita de pimentón dulce, tomillo y un vaso de vino blanco. Se fríe en la sartén con ajos y dos hojas de laurel, hasta que la carne está dorada

El tostón o cochinillo asado

El asado de cochinillo o tostón al horno es otro de los platos típicos de la Sierra.

El tostón debe ser de tres/cuatro semanas que no pese más de cuatro kilos. Una vez bien limpio se macera con un preparado con ajo, aceite, tomillo y perejil.

Embutidos y otros productos del cerdo

Cualquiera de los productos ibéricos derivados del cerdo constituyen un auténtico manjar gracias a las condiciones de microclima del que se disfruta en estos lugares y que convierten al jamón, la paleta, el chorizo, el salchichón,... en productos de alta calidad.

Postres y dulces

Los postres y los dulces son un placer para los sentidos y una delicia para el paladar. Dentro de los postres típicos de la Sierra se encuentran la leche frita, la tarta de queso o el arroz con leche. Es tradicional elaborar turrón y almendras garrapiñadas en Navidades. Entre los dulces típicos destacan las Almendras garrapiñadas, las perrunillas, los mantecados, las roquillas, las paciencias, los bollos maimones, los buñuelos, las floretas, las torrijas y los amarguillos presentes siempre en cualquier acontecimiento, después de las comidas o como acompañamiento a un café o a un chocolate.

El vino

El vino es un alimento presente en la mesa del serrano desde la antigüedad. Se utiliza tanto en los guisos para enriquecer los platos como para el consumo directo como reconstituyente. En la actualidad se elaboran vinos blancos, rosados y tintos bajo la denominación de origen.

La miel y el polen

La miel es uno de los mejores alimentos que nos ofrece la Sierra de Quilamas y la Sierra de Francia. Es una miel natural sin contaminación por elaborarse en plena naturaleza. Esta comarca es la mayor productora de miel de España.

La miel de la Sierra es de excelente calidad y de gran variedad de colores, sabores y aromas, dependiendo del tipo de flor del que proceda el polen: encina, castaño, eucalipto, naranjo, romero, tomillo, brezo, cantueso, jara, etc.

Las propiedades de la miel son muchas como alimento y por sus aplicaciones en la cocina; abundantes minerales y propiedades inmunológicas, antibacterianas, antiinflamatorias, astringentes, sedantes y analgésicas.

El polen es el alimento que elaboran las abejas para la alimentación de las larvas de la colmena. Es un complemento ideal de la alimentación humana. Los egipcios ya conocían sus propiedades antienvejecimiento.

Setas y boletus

La abundancia de bosques y de prados favorece una amplia producción de setas y boletus con los que elaborar ricos y sabrosos platos. Crecen al amparo de la sombra húmeda que proporcionan los árboles. Sólo algunas especies son comestibles. Son los productos por excelencia del otoño.

Destacan por su riqueza en proteínas de alto valor biológico y por las sales minerales que contiene: fósforo, potasio, hierro y bajo en sodio.

Pueblos

Conoce las localidades

Saber más

Estancias

Buscador

Saber más

Gastronomía

Buscador

Saber más

Patrimonio y Tradiciones

Lugares con encanto

Saber más

Turismo activo

Rutas

Saber más

Parque Natural

de Las Batuecas

Saber más
Gastronomía

Reserva

de la biosfera

Saber más

Videoguías

de nuestros pueblos

Saber más